CASO REAL: Carta de “disculpas” de un acosador de Lucía

«No pensé que tu reaccionarias y me harías caso a mis insultos que te hice, fue un error de tu parte seguirme el juego sabes si tu me hubieras ignorado del principio no te hubiera molestado por que me hubiera aburrido eso tómalo como consejo si alguna vez conoces a alguien que te moleste solo ignóralo.» Justificación de acosador.

Hace trece años, en el 2005, Lucía fue objeto de un acoso cibernético llevado a cabo por un sujeto que coincidió con ella en un foro de internet. Sin razón alguna, ese tipo empezó a publicar fotos de ella en otros foros, acompañadas de mensajes denigrantes. Estas publicaciones eran replicadas con insultos por otros usuarios, que al parecer, eran cuentas alternativas del mismo acosador. También comenzó a atacarla en su blog personal con mensajes anónimos, tratándola de “puta” para abajo y a enviarle postales con imágenes pornográficas. Lucía denunció este acoso en el foro principal.

Descubrió que varios otros usuarios del foro estaban siendo atacados por el mismo sujeto con la misma modalidad, pero nadie sabía qué hacer para para detenerlo. Al poco tiempo recibió el mensaje privado de un usuario que afirmaba conocer personalmente al autor de estos ataques.  Este persona le reveló a Lucía el nombre completo, el distrito donde vivía y el tipo de local donde, decía, trabajaba el acosador. La publicación de estos datos fue más que suficiente para causar conmoción e inseguridad en el sujeto, quien al verse descubierto, temió ser confrontado físicamente. En su intento por salvarse, envió mensajes de disculpas a  los correos de la gente a la que había acosado, incluyendo a “shammy” (nickname de Lucía).

Esta es la evidencia de cómo los acosadores de internet sólo se atreven a atacar a través del anonimato y se detienen sólo al saber que tendrán que decir lo mismo a la cara de su víctima.

Cuando Nino leyó la carta de “disculpas”, quedó sumamente sorprendido por cómo el acosador parecía no comprender la magnitud de lo que habia hecho, llegando incluso a echarle la culpa de su actitud a Lucía (si no me hubieras hecho caso, no hubiera seguido”), o peor aún, y lo más penoso es que empieza a bromearle como si con un par de elogios todo quedara borrado.

Publicamos esta nota debido a un caso en Perú de una chica que actualmente esta sufriendo el mismo problema que tuvo Lucía. Es necesario entender que sacar o ayudar a la víctima a sacar del anonimato a un acosador es un punto crucial para detener el acoso sexual -sea cibernético, laboral, callejero, etc.-.

Compartimos esta publicación sin ningún temor y porque es necesario entender la situación. Todavía sabemos el nombre completo y los datos de este acosador, por lo que sabemos que tenemos a la ley de nuestro lado; pero no todas las víctimas tienen esta ventaja. Hay que ayudarnos entre todos.

Comentarios

comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *