La inutilidad de criar en género neutral – Reseña de artículo de PhD. Debra Soh.

Reseña del artículo “The futility of gender neutral parenting” de Debra Soh, publicado en LA Times.


En los últimos tiempos vemos padres que se esmeran por darle una educación con la mayor libertad posible a sus hijos desde muy pequeños, con el noble fin de que éstos desarrollen su personalidad al máximo. Esta educación pasa por intentar derribar estereotipos de género, regalando juguetes a los niños que tradicionalmente correspondían al otro sexo, como muñecas a los niños varones y carritos a las niñas.

La neurocientífica Debra Soh reconoce las buenas intenciones de los padres que practican este tipo de crianza, sin embargo, desde sus estudios científicos sobre el cerebro, no cree que se obtenga los resultados pretendidos. “Ofrecerle a los niños la oportunidad de seguir aquello que les gusta, libres de expectativas sociales, es innegablemente algo bueno, ya sea que tenga que ver con juguetes, ropa o sus futuras aspiraciones. Pero la realidad científica es que es fútil tratar a los niños como tablas rasas sin características predeterminadas. La biología importa.”, asegura.

Soh muestra que muchos estudios han demostrado que niños y niñas definen sus preferencias respecto a juguetes y actividades desde muy temprana edad. La mayor parte de los niños tiende a elegir juguetes que potencien habilidades viso-espaciales y la mayor parte de las niñas aquellos que potencien habilidades comunicacionales. Estudios similares se llevaron a cabo en primates, llegando a las mismas conclusiones.

Por lo expuesto, Debra expresa su preocupación por la creciente corriente de pensamiento que asegura que las preferencias en juguetes en niños son conductas aprendidas, y que serían los padres y la sociedad la que moldea estas tendencias, cohibiendo así el libre desarrollo de niños y niñas. Quienes se adhieres a esta corriente dieron mucha publicidad a un estudio llevado a cabo el 2015 que afirmaba que no se podía diferencias cerberos masculinos y femeninos a través de neuroimágenes, pero una revisión más reciente del estudio sí consiguió diferenciarlos significativamente: “cuando los investigadores reanalizaron la misma data cerebral del estudio de “no diferencias sexuales”, encontraron que era posible identificar correctamente si un cerebro era masculino o femenino el 73% del tiempo. Pero este descubrimiento no recibió mucha atención de los medios, como resultado, la información falaz del estudio inicial se sigue difundiendo.”


Debra W. Soh es una escritora sobre sexo y neurocientífica sexual en la Universidad de Toronto. Síguela en su Twitter: @debra_soh.

Publicación original: The futility of gender-neutral parenting

Compartir
Share on Facebook163Tweet about this on TwitterShare on Google+0

Comentarios

comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *